Primera visita al nutricionista

Seguramente estarás pensando en perder esos kilillos demás que las Navidades te han dejado de regalo, es posible que le estés dando vueltas… no sabes dónde ir, te han dicho que en tal farmacia hay una chica que funciona muy bien, o quizás deberías ir a una franquicia que sea más conocida o en la herboristería de tu barrio…Tampoco sabes qué tipo de dieta debes hacer, tu amiga te ha recomendado la de la proteína, tu vecina hace la de los colores y tu cuñada la del grupo sanguíneo… ¡Dios mío que lio!

Y yo te digo: tranquila relájate y ordena tus ideas. Lo primero que debes tener en cuenta antes de empezar una dieta es tu salud, por mucho que te molesten los kilos que te sobran, nunca has de poner en peligro tu salud, por eso debes pensar en ir a un/a profesional de la alimentación que te propondrá un plan de alimentación equilibrado y adecuado a tus características personales.

Olvídate de las prisas, perder peso rápido no solamente no es bueno, sino que es desaconsejable, ya que una pérdida rápida de peso puede desequilibrar tu metabolismo y una vez hayas conseguido tu meta puedas tener un indeseado efecto rebote.

Yo siempre les pregunto a mis pacientes que cuánto tiempo tardaron en coger los kilos de más con los que acuden a mi consulta, y mi respuesta es la misma para todas, independientemente de lo que ellas me contesten: deben darse por lo menos la mitad de tiempo del que tardaron en cogerlos. Lo aconsejable es perder medio kilo por semana, olvídate de dietas rápidas y dietas milagro que prometen y prometen, normalmente no pueden cumplir ni la mitad de lo que  publican.

Si todo esto está muy bien, pero… ¿Cómo es una buena dieta?

  • Una buena dieta es aquella que Puedes mantener durante toda tu vida
  • Que se adapta a tus gustos y economía familiar
  • Que te permite cambiar tus malos hábitos por otros más saludables
  • Y que la puedes hacer extensible a toda la familia.

¿Cómo se que estoy eligiendo una buena dietista?

  • Huye de aquellas dietistas-nutricionistas que te prometen elevadas pérdidas de peso sin dejar de comer
  • No te fíes aquellas dietistas-nutricionistas que sean imprecisas y falta de profesionalidad
  • Comprueba que sus fundamentos y eficacia estén respaldados científicamente
  • No des demasiado crédito a aquellas dietistas-nutricionistas que basen sus éxitos más en los suplementos alimenticios que a la dieta en sí.

 

 

Y… ¿Qué pasará una vez en la consulta?

Una vez en la consulta es importante que tu primera impresión sea buena, que se produzca un buen feeling entre ambas.

1º Cuestionario Nutricional, a través del cual ella podrá conocerte mejor y acabar de ganar tu confianza.  Seguramente te pasará un cuestionario sobre tus gustos, tu plan dietético actual, tu estilo de vida, tu salud y antecedentes familiares en cuanto a obesidad, diabetes, hipertensión y colesterol.

2º Estudio antropométrico

En este punto la dietista-nutricionista valorará tu altura, tu peso y tus perímetros (pecho, cintura, cadera), también serán datos importantes a obtener tu porcentaje en grasa corporal, agua, masa muscular y masa ósea.

3º Plan nutricional personalizado

Todos los datos recogidos en los dos puntos anteriores y los objetivos que entre las dos marcareis, servirán para que la dietista-nutricionista pueda elaborarte un plan nutricional adaptado a tus características que te resultará mucho más fácil de seguir sin poner en peligro tu salud.

Algunas dietistas-nutricionistas apoyan todo esto con un conjunto de recetas sanas y de fácil elaboración para que tu nuevo proyecto tenga un final feliz.

¡Animo y no desesperes, hacer una dieta sana es mucho más fácil de lo que crees!