Dejar de fumar sin engordar es posible si sabes controlar tu alimentación.

dejar de fumar sin engordarEs fácil dejar de fumar si sabes cómo llevar una alimentación equilibrada que te permita bajar de peso. Siempre que intento dejar de fumar subo de peso…Cuando dejo el tabaco engordo...Dejar de fumar me da hambre…¿cuántas veces hemos oído estos comentarios?. Todos llevan su parte de razón. Abandonar el tabaquismo afecta a las hormonas, al sistema nervioso, a padecer ansiedad por la adicción y también a comer, a comer más para paliar esta adicción que intentamos superar. La solución para dejar de fumar sin engordar está en la propia alimentación y la nueva forma de vida que nos planteamos.

¿Qué sucede en nuestro cuerpo al dejar de fumar?

La nicotina, el componente más adictivo del tabaco, actúa durante nuestra fase de fumador disminuyendo el apetito y sobre los movimiento musculares del sistema digestivo. Además actúa sobre la vesícula biliar, necesaria para la asimilación de las grasas, por lo que algunas personas piensan que fumar te ayuda a adelgazar, o a no engordar, cuando en realidad todos los componentes tóxicos del tabaco tienen una serie de efectos a largo plazo, que se hacen tonar más al dejar de consumirlo:

Peso: los fumadores aumentan su temperatura corporal y también su metabolismo basal (el valor mínimo de energía necesario para que las células subsistan) también aumenta. Esta es una de las principales razones por las que se aumenta el peso al dejar de fumar.

dejar de fumar engorda

Sentidos: el tabaco altera los sentidos del gusto y el olfato, de forma que cuando dejamos el tabaco sentimos y disfrutamos más de lo que comemos, con el riesgo de nuevo de engordar.

Digestión: el tabaco provoca el aumento de la secreción de acidez en el estómago. Cuando se deja de fumar se vuelve a los niveles normales y se mejora la digestión y el metabolismo de los nutrientes.

Estrés y ansiedad:  Cuando intentamos no volver a fumar, aumenta el estrés y la ansiedad por un estímulo del sistema nervioso, y aumenta también la  adrenalina. En estos casos, intentamos combatir los nervios comiendo más y peor, con alimentos más calóricos y menos nutritivos.

¿Qué puedo hacer para dejar de fumar sin engordar?

  1. Comienza a practicar algún tipo de ejercicio físico. Organiza tus sesiones de
    entrenamiento de manera que incluyan 45 minutos de ejercicio aeróbico y 25 minutos de fortalecimiento muscular, con el fin de combatir la pérdida de masa muscular asociada a la edad.¿Cómo dejar de fumar sin engordar?
  2. Si quieres bajar peso, cinco días antes de dejar de fumar, empieza a anotar diariamente tus comidas.
  3. Sigue anotándolas una vez que dejes de fumar. Compáralas con tus notas de antes de dejar de fumar e identifica las horas a las que comes más y los tipos de alimentos ingeridos.
  4. Tomar en ayunas el zumo de un limón  diluido en un vaso de agua, con una cucharada sopera de germen de trigo y otra de levadura de cerveza y un poco de miel ayudará en gran forma a la  desintoxicación del tabaco.
  5. Es recomendable una dieta  en la que se introduzcan alimentos picantes, pimienta, cebolla, ajo y chile, en especial el jengibre, su sabor  “abre” los pulmones y ayuda a expulsar mejor la mucosidad.
  6. Ten siempre a mano para picar fruta o algún tentempié de bajo contenido calórico  para los momentos de crisis: chicles y caramelos sin azúcar, regaliz de palo, fresas, gajos de naranja, zanahoria, infusiones, yogures desnatados,
  7. Prescindir de los excitantes: café, té, refrescos de cola… Resultan contraproducentes, y más si se toman ansiolíticos.
  8. Beber un vaso de agua cada vez que aparezcan ganas de fumar. Como se bebe más líquido, se orina más y se elimina antes los tóxicos del tabaco.
  9. Verduras y frutas diuréticas: apio, borraja, lechuga, espárragos, ajo, cebolla, Pera y manzana.  Tomar también infusiones de plantas que ayudan a orinar más: cola de caballo y diente de león.

Ahora ya sabes que dejar de fumar da hambre, pero también sabes que llevando una dieta sana y equilibrada y con algunos consejos se puede dejar de fumar sin engordar y de paso mejorar considerablemente tu salud y la de los que te rodean.

Photo by jinwesst

Photo by DixieBelleCupcakeCafe

Photo by Davic 

 

Artículo actualizado el 27/11/2014