En  los años que me dedico a la alimentación y las dietas de adelgazamiento, he podido comprobar que lo que más dificultad presenta en mis pacientes, son las relaciones sociales, su pregunta es siempre recurrentemente la misma : “Tengo una boda este sábado, ¿Qué hago?”  “Mañana es el cumpleaños de mi marido, ¿Qué puedo hacer?”  “Me voy de vacaciones a un todo incluido, ¿Que como? y así sucesivamente para navidades,  puentes y fiestas de guardar, como si yo tuviera la varita mágica para quitar calorías a los alimentos.

Adelgazar comiendo, es casi un sueño inalcanzable para los mortales, y yo os digo que se puede conseguir siguiendo unas indicaciones necesarias e insalvables:

  • Que la hora de la comida no sea el centro de tu viaje, organiza tu viaje de forma que incluya paseos al aire libre, eso te permitirá quemar algunas calorías extras.
  • Come cuando tengas hambre y no por comer o para alternar.
  • Bebe agua entre horas, te saciará un poco el gusanillo y te ayudará a eliminar grasa
  • Mientras paseas por la zona echa un vistazo a los restaurantes y selecciona aquel que tenga un menú variado, que satisfaga a todo el grupo.
  • Ten claro lo que tu vas a comer y no te dejes llevar por los demás
  • Toma siempre una ensalada de primer plato
  • Evita las salsas y aderezos calóricos
  • Come con moderación, salir de fin de semana no es excusa para ponerte hasta arriba de caprichos innecesarios.
  • Lleva siempre fruta para picar entre horas.
  • Sáltate los postres, son demasiado calóricos. Reserva esas calorías para darte un capricho o probar las delicias típicas del lugar.
  • No tomes alcohol, tiene muchas calorías sin aportar ningún nutriente.