dietas milagro

Mejor apostar por una dieta sana que por dietas milagro. Te contamos por qué y cómo mantener tu peso ideal de forma saludable.

Aquellas personas que quieren adelgazar muy rápido acuden a las llamadas dietas milagro (dieta dukan, paleodieta, detox, etc.,) o se saltan alguna comida, como el desayuno o la cena, no son conscientes de que ese método no le servirá a largo plazo y mucho menos ayudará a su salud.

¿Qué debemos hacer entonces para llevar una dieta efectiva? Lo mejor es tomar el control de nuestra alimentación, pasarnos a una vida saludable y no olvidar que nuestro metabolismo está preparado para recibir alimento cada tres horas, es por eso que si no le llega, se pone en modo alarma. Su obligación es de preservar nutrientes para los órganos vitales, como corazón, riñones, hígado…

En cuanto nuestro metabolismo nota que no le llega alimento y nutrientes suficientes empieza a guardar reserva en forma de grasa y además baja el nivel de gasto, por lo que el metabolismo se ralentiza parando el gasto energético, y no contento con eso, en la siguiente ingesta, como tiene conciencia de que antes le faltó vuelve a hacer una reserva rápida. Es por eso, que es totalmente contraproducente saltarnos comidas o pasarnos a dietas milagro que no incluyen todos los alimentos que nuestro organismo necesita y que luego nos hace caer en el tan conocido “efecto rebote“.

¿Y por qué ocurre? Las dietas muy restrictivas o dietas milagro hacen que se active ese modo “supervivencia o de ahorro” y cuando volvemos a consumir cualquier tipo de alimento que antes no recibíamos, nuestro organismo empieza a guardar y guardar recuperando muy rápidamente el peso perdido.

Entonces, ¿qué dieta para adelgazar puedo seguir que me ayude a llevar una vida saludable? Y aquí llegamos a lo importante, de hecho, el único secreto para adelgazar saludablemente es tu estilo de vida. Sí, si, ¡como oyes! Nada de saltarse comidas o dietas milagro, una dieta sana y equilibrada nos mantiene en nuestro peso ideal para siempre gozando de ¡una salud de hierro!

Es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una dieta equilibrada y hacer cinco ingestas diarias:

  • Desayuno, debe contener un lácteo, una ración de proteína, 60-80 g. de pan y una cucharada de aceite de oliva.
  • Tentempié de media mañana, normalmente una pieza de fruta, yogur, o frutos secos.
  • Comida, una ensalada o alguna verdura cruda, una ración de proteína y una ración de hidratos de carbono.
  • Merienda, igual que la media mañana puede componerse de fruta fresca, yogur, tostada con aceite, leche, o fruta deshidratada. Evitar los frutos secos a esta hora, ya que son muy calóricos.
  • Cena, Aunque se aconseja una ración de verdura, una de proteína y una de hidratos de carbono, yo personalmente, si no se hace ejercicio por la tarde o se tiene un trabajo sedentario, recomiendo prescindir de los hidratos de carbono, como norma general.

– En caso de tratarse de una persona diabética es aconsejable hacer una recena antes de acostarse, como por ejemplo  un yogur.

Apuesta por un nuevo estilo de vida, apuesta por una dieta sana.

Desayuno

Aunque todas las comidas son importantes e imprescindibles, pero, no es menos cierto que el desayuno es la comida más necesaria, ya que llevamos 10-12 horas de ayuno, en las cuales nuestro cuerpo ha acabado con sus reservas, con lo que necesita necesariamente energía para dar comienzo a nuestra jornada diaria. Un buen desayuno debe aportarnos un 25 % del total calórico del día. y sus beneficios son:

  • Despierta nuestro metabolismo
  • Aumenta nuestra capacidad de aprendizaje y concentración
  • Mejora la memoria y aumenta el rendimiento físico

Tentempié de media mañana

Pasadas las tres horas de haber desayunado, nuestra energía empieza a agotarse, empezamos a segregar insulina y nuestro cuerpo necesita de nuevo un aporte de alimento, no es necesario una gran cantidad de comida, con un 10% del total de las calorías diarias es suficiente para llegar en plena forma hasta la hora de la comida del medio día. Otra ventaja de tomar el tentempié de media mañana es no llegar a la comida del medio día con mucha hambre, así evitaremos llegar devorando e ingerir más calorías de las recomendadas.

Comida

Supone el 35 % del total de las calorías diarias y es aconsejable hacerla en familia, este momento debe ser relacionado con la armonía y la felicidad, debemos de aprovechar la comida para comunicarnos y disfrutar, sin televisión ni periódicos, sin ni nada que nos distraiga del placer de disfrutar de una deliciosa  y nutritiva comida en compañía de nuestros hermanos, hijos, abuelos, padres, etc…

Merienda

Segundo tentempié del día,  igual que la media mañana, debe suponer  el 10% de la ingesta calórica total del día. Nos proporcionará la energía suficiente para acabar el día y llegar a la cena sin mucha hambre.

Cena

Es la última comida del día, y nos debe proporcionar el combustible suficiente para toda la noche, serán muchas horas sin ingerir ningún alimento, no debemos prescindir de ella, ya que aunque nosotros estemos durmiendo nuestro metabolismo no, el sigue trabajando, eliminando y reparando  para que mañana al despertar estemos en plena forma.

La cena debe suponer un 20 % de la ingesta total calórica y debemos excluir de ella alimentos calóricos y altos en grasa o hidratos de carbono simples, como dulces, cereales, fritos, etc. A estas horas nuestro cuerpo está en los momentos más bajos de quema de calorías, por lo que no necesitamos alimentos muy energéticos, recuerda que toda aquella energía que nuestro cuerpo no gaste se almacenará en forma de grasa en tus adipocitos.

Espero que este post os haya resuelto algunas dudas y sobre todo que os haya animado a cuidaros y cambiar de rutina sin apostar por dietas milagro. ¡¡Los milagros no existen y cada comida cuenta!!

¿Y tú, te pasas a una vida saludable?