El trabajo de alta intensidad

 

Ahora que se acerca el verano, comienzan a cambiar nuestras rutinas de entrenamiento con el objetivo de ir destapando nuestros músculos y lucir un físico definido. Para ello, solemos aumentar, tanto en cantidad como en volumen, las sesiones de trabajo cardiovascular y hacemos que nuestras sesiones en la sala de musculación sean más intensas aplicando técnicas como: entrenamiento en circuito, superseries, reducir el tiempo de descanso, etc.

Hasta aquí todo correcto, pero debemos saber cuál es el objetivo de hacer esas sesiones más intensas ya que la mayoría de la gente piensa que así quemamos grasa, y no es así.

Cuando aumentamos la intensidad del trabajo en sala, nuestro organismo obtiene la energía de los depósitos de glucógeno, los ácidos grasos no intervienen como combustible en este tipo de entrenamientos. Entonces, ¿por qué se usan estos métodos en las fases de definición? Porque al entrenar así aumentamos nuestro metabolismo, es decir, nos convertimos en una máquina más eficiente para quemar calorías a lo largo del día.

A parte de aumentar el metabolismo otro de los objetivos de este tipo de entrenamientos es el de mantener el tono muscular y no perder la masa conseguida en las fases anteriores, además y como ya sabemos, a más masa muscular más calorías seremos capaces de quemar.

Eso sí, debemos intentar no caer en el sobreentrenamiento, ya que entrenar a tanta intensidad precisa de un buen descanso para recuperarnos.

Mi recomendación es que tras un entrenamiento de este tipo trabajemos también cardio a una intensidad moderada. El objetivo es que tras el entrenamiento intenso en sala nuestros depósitos de glucógeno estarán vacíos, entonces si añadimos un trabajo cardiovascular a intensidad moderada obtendremos la energía a través de los ácidos grasos por lo que nuestro % graso irá disminuyendo e iremos consiguiendo el objetivo de lucir una figura definida y musculada.

Un último apunte…

Cuando me refiero a un trabajo intenso en sala, no tiene porque ser en sala de musculación específicamente ya que este tipo de rutinas las podemos llevar a cabo tanto al aire libre (playa, parques, etc.) y con materiales distintos a los que solemos usar (ketbells, fitballs, etc.).

¡Regístrate en nuestro boletín!

Subscríbete ahora gratis, y sé el primero en recibir nuestras actualizaciones.

Los comentarios están cerrados.