¿Por qué los fritos aumentan el colesterol, si los aceites vegetales que utilizas no tienen naturalmente colesterol? y ¿por qué las harinas también pueden provocar hipercolesterolémia sino tienen grasas saturadas?

Para responder a esto es necesario comprender como funciona el mecanismo de transformación a través de la cocción y su metabolismo dentro del organismo.

A pesar de que el aceite tanto será de oliva como si es de girasol no contiene grasas saturadas y la harina tampoco las contiene, si comemos churros nuestros niveles de colesterol LDL o malo subirá. Esto tiene una explicación lógica, las harinas no contienen grasas saturadas ni colesterol en su composición química, pero si  son ricas en hidratos de carbono, cuando éstos son consumidos en exceso pueden aumentar en nuestro organismo los azúcares circulantes. El organismo intenta compensar los niveles de glucemia en sangre, por lo que estos azúcares serán enviados al hígado para transformar en grasa, aumentando así la síntesis de colesterol LDL, colesterol total y triglicéridos.

Con respecto a los fritos, es importante conocer que los aceites tienen un punto de humeo propio, esto nos indica cuando una grasa empieza a descomponerse perjudicando al organismo y dando lugar a la creación de grasas trans. Las grasas trans dentro del organismo aumentan las posibilidades de sintetizar colesterol LDL, colesterol total y triglicéridos, tapando las paredes internas de las arterias.

Por otro lado si cocinas un alimento elaborado a base de harinas (alimento que no contiene grasas) como por ejemplo un churro, al tomar contacto con el aceite, parte del aceite  pasa al alimento, convirtiéndose en un alimento que contiene hidratos de carbono y grasas. Por lo tanto el producto resultante, en este caso el churro, será un alimento distinto al elaborado antes de cocinar ya que su composición química se modificó.

Por esta razón, se recomienda no consumir alimentos fritos, especialmente si los consumes fuera de tu hogar, ya que no sabes que aceites o grasas utilizan para cocinar. Ten presente que las mejores preparaciones para bajar el colesterol, son aquellas que se consumen lo más natural posible o que se utilizan medios de cocción apropiados como al vapor, parrilla, plancha, horno (utilizando caldos o vegetales como medio de cocción en lugar de aceite) o por hervido.