Una dieta para la menopausia es el mejor remedio para paliar sus efectos

La importancia de una dieta para la menopausia en  la vida de una mujer tiene una relevancia especial, ya que puede ayudar a paliar, subsanar e incluso evitar casi todos los contratiempos que la pérdida de estrógenos origina.

menopausia en la mujerUna de las primeras cosas que debemos tener en cuenta es no luchar contra la menopausia; esto es, no admitiendo que es su momento.

Lo mejor que podemos hacer es aprender a aceptarla como una etapa más en nuestra vida. Es importante también que conozcamos los cambios que producirá en nuestro organismo y cómo podemos sobrellevar estos contratiempos de la mejor manera.

Efectos más comunes durante la menopausia

  •  Aumento de peso:

Más que aumento de peso, lo que se produce es una redistribución diferente de los puntos de almacenaje de grasa. Al bajar las hormonas femeninas o estrógenos, predominan las masculinas, esto hace que nuestro metabolismo tenga un comportamiento más similar al del hombre: las grasas se acumulan en la zona abdominal, rompiendo la figura femenina a la que estábamos acostumbradas.

aumento de peso menopausia

Para que no se produzca un aumento descontrolado de peso, debemos procurar llegar a la menopausia con nuestro peso recomendado, e incluso con uno o dos kilos menos. Esto lo conseguiremos con una dieta para la menopausia que baje un 10% nuestra ingesta calórica y también haciendo ejercicio de forma regular.

  • Descalcificación ósea.

La descalcificación ósea o osteoporosis es la pérdida de sales de calcio del organismo, concretamente de los huesos. En la menopausia, la pérdida de estrógenos impide una buena asimilación del calcio por nuestros huesos, por lo que es importante que alrededor de los 40 años, tengamos un pico alto de calcio acumulado. Es muy importante llevar una dieta adecuada, ya que la mala alimentación es una de las principales causas de este mal.

  • Ansiedad y depresión:

Durante la menopausia se produce una disminución de hormonas como los estrógenos o la tetosterona que producen alteraciones en el estado de ánimo de la mujer. Si a eso le sumamos los cambios físicos que se sufren y que es una etapa en la que nuestras obligaciones bajan: los hijos son mayores, se independizan y , posiblemente dejemos de trabajar y también pasamos más tiempo solas e inactivas, hace que la tristeza alguna veces anide en nosotras. Si a esto no se le pone control, puede llegar a la depresión. Para evitar esto, debes llevar un ritmo de vida activa. Ahora es el momento de hacer todo aquello que querías hacer y antes no tenías tiempo. Por ejemplo, apúntate a cursos de manualidades, idiomas, tertulias e incluso a la universidad. Busca ocasiones de conocer gente nueva con quién puedas compartir buenos ratos de humor y charla.

Menopausia y depresión

Si sigues  todos estos consejos y programas una dieta para la menopausia adecuada, lograrás pasar por ella de una forma tranquila y sin grandes problemas.