trucos para termina una dieta¿Por que fracasan algunas dietas?

Son muchas las razones que inician el proceso de pérdida de peso, casi tantas como personas que lo hacen, pero no pasa lo mismo con los motivos que hacen fracasar algunas dietas, en este caso casi siempre son comunes, pequeños deslices hace que fracasemos una y otra vez en nuestro intento de conseguir un peso adecuado….

Es importante estudiar bien, cuales son los motivos que hacen  fracasar algunas dieta,debemos evitar la sensación de fracaso y desanimo cada vez que empezamos una dieta, acordándonos de la última vez que tampoco lo conseguimos, sumando frustración mas frustración. Vamos a mencionarlos a continuación:

1.- El primero es la honestidad con uno mismo, es necesario ser objetivo y realista. Si te auto engañas diciendo que no has comido nada cuando en realidad caíste en la tentación de la comida, lo único que conseguirás es frenar la pérdida de peso y desmotivarte.

2.-  No tener en cuenta las calorías ocultas. Un claro ejemplo de esto son los refrescos o aguas saborizadas que contienen azúcar, y que a lo largo del día suman y muchas calorías que ignoramos.

3.-  No tener en cuenta el tamaño de las porciones. En se consumen porciones más grandes, con el objeto de no repetir la comida. De esta forma te engañas pensando que comes menos y no es así. Debemos respetar las raciones, que nuestra dietista nos indique, servírnoslo en el plato de una sola vez y no repetir.

4.-  Pensar que si vas al gimnasio, corres o caminas durante un tiempo determinado, ya puedes comer de todo y la verdad dista mucho de eso; lo importante es comer con moderación. Aunque realices actividad física, la dieta hay que respetarla. Es la única forma de que el balance calórico entre las calorías de los alimentos y las calorías que se gastan sea negativo, y se ve reflejado en la balanza.

5.-  No poder controlar adecuadamente el stress. Si bien el estrés es positivo, el distrés no lo es, cuanto más estresado te encuentres, más cortisol segrega tu organismo y por lo tanto, tienes más hambre, el metabolismo se enlentece y se produce retención de líquido.